Últimas reseñas


miércoles, 31 de octubre de 2018

Ad Mortem

¡Buenas tardes, minna!

Hoy vengo con un manga que lleva mucho tiempo en mi estantería pero que no me había atrevido a coger. Al final le he dado una oportunidad y me ha sorprendido muchísimo. Aunque esperaba otra cosa, la historia me ha gustado bastante. ¡Vamos allá!


Título: Ad Mortem
Saga: Tomo único
Guión: Blanca Mira
Dibujo: Eduard Balust
Editorial: Norma Editorial
Género: Shonen
Páginas: 194
ISBN: 978-84-679-2417-6
Precio: 8 €

Nigromantes, señores de la muerte, ellos gobiernan nuestra sociedad tras un velo de muerte, extorsión y amenaza. Emprendiendo un viaje sin retorno, Sigurd Aramaki, un joven alemán-japonés, luchará por sobrevivir y esclarecer las extrañas circunstancias de la muerte de su ser más querido. Incluso si eso significa enfrentar a los temidos nigromantes o llegar a colaborar con ellos a través de una oscura senda de horrores.

De acuerdo, comenzamos. Sigurd es un chico que vive con su madre en Japón. Debido a su pelo claro, signo de que tiene sangre extranjera, la gente le trata como a un bicho raro. Sin embargo, la muerte de su madre a manos de unos muertos vivientes hace que el chico tenga que huir y buscar a su padre, el cual tiene las respuestas que necesita.

Su viaje a Alemania, sin embargo, está lleno de peligros. El nombre de su padre pone en aviso a las autoridades, que mandan al chico a un orfanato. Allí conoce a Emil, el primer amigo que hace y el cual le seguirá cuando, al cumplir la mayoría de edad, siga con la búsqueda de su padre, una persona a la que odia por haberles abandonado y que, según la gente, es un nigromante monstruoso.

Sigurd se verá forzado a aceptar el legado de su padre y convertirse en nigromante, pese a la mala fama que tienen. Haciendo uso de su nuevo poder, el chico irá avanzando y usando a quien haga falta hasta cobrar su venganza, sin saber el oscuro destino que le depara.

Y eso os cuento de la historia. Os explico un poco el contexto: la sociedad vive bajo la amenaza de los nigromantes, personajes que se aprovechan de su poder sobre la muerte para sembrar el pánico y manipular a la gente. Por ello, surgió la Hermandad, un grupo de personas que se enfrentan a estos monstruos y a sus artes.

Cuando la madre de Sigurd muere a manos de un muerto viviente, le da en sus últimos momentos de vida un reloj de bolsillo con el nombre de su padre, pidiéndole que le busque y pida respuestas. El chico, que es solo un niño, termina el un orfanato forzadamente al llegar a Alemania diciendo el nombre de su padre a la policía. Cuando sale a los dieciocho junto a Emil, su amigo, Sigurd consigue dar con su padre, el cual le obliga a beber su sangre y despierta sus poderes de nigromante latentes. Jurando que se vengará, Sigurd conoce a los Siegheil, un grupo de nigromantes que están en contra de las castas nobles.

En esta parte es cuando más descubrimos sobre los nigromantes. Lo primero: si una persona que no tiene genes de nigromante bebe sangre de uno, muere; si los tiene, sus poderes despiertan. Después también está el asunto del reclamo: los nigromantes tienen una necesidad, basada en uno de los Pecados Capitales, que ha de saciar si no quiere debilitarse. Y también descubrimos cosas sobre sus tres tipos de poderes: muerte, dar vida a cuerpos muertos; sangre, usar su sangre o la de otros como arma; y carne, usar su cuerpo y modificarlo para atacar o defenderse.

Aunque el personaje de Sigurd está bastante bien, su forma de ser a veces me ha repateado un poco. Es un chico que, tras la muerte de su madre, vive únicamente para la venganza. Va cambiando de bando sin problema, siempre y cuando le ofrezcan pistas o una forma de llegar a su padre. Por ello, no termina de encariñarse con casi nadie y muy pocas muertes de otros le afectan. A su lado, el personaje que más aguanta es Emil, un chico que conoce en el orfanato y que se convertirá en su mejor amigo, acompañándole en su aventura.

La verdad es que es una historia cerrada, aunque he visto algún que otro cabo suelto. Por ejemplo, hay una mujer al principio de todo que ayuda a Sigurd, dando a entender que le conoce, pero no se sabe quién es. Por lo demás, está muy bien explicado, y eso que algunas cosas podrían haber sido complicadas de estructurar. Incluso creo que han trabajado demasiado bien el contexto para ser una historia tan breve.

En temas de dibujo, pensé que sería más sangriento y oscuro, pero me ha sorprendido que hayan tratado de una forma tan ligera el asunto de los muertos, sin perder un ápice el toque oscuro. Los personajes tienen estilos realistas, centrándoles en un contexto real con toques fantásticos. El diseño de los poderes y las habilidades también está muy bien trabajado; el tema de usar la sangre como arma me ha recordado muchísimo a Deadman Wonderland jajajaja.

Y eso os contaré. No me sorprende que haya sido el manga ganador del Concurso de Norma de 2015, porque es una historia ligera y entretenida, con un trasfondo muy bien trabajado y atrayente. Os lo recomiendo sin duda. ¡Nos vemos!



Nota: 6/6





No hay comentarios:

Publicar un comentario