Últimas reseñas


domingo, 11 de agosto de 2019

Bakemonogatari #1

¡Buenas tardes, minna!

Bakemonogatari es una de esas diversas historias de las que siempre oyes hablar pero que no terminas de conocer. Cuando salió el manga, no pensé en comprarlo, aunque me llegó como regalo de Navidad. Ahora he decidido leerlo y ya puedo hacerme una idea de qué voy a encontrar. ¡Vamos allá!


Título: Bakemonogatari
Saga: Bakemonogatari #1
Historia original: NisiOisiN
Traducción: Maite Madinabeitia
Dibujo: Oh!Great
Diseño de personajes: Vofan
Editorial: Milky Way Ediciones
Género: Shonen
Páginas: 192
ISBN: 978-84-17373-79-5
Precio: 8,50 €

Los monstruos están entre nosotros. En todo momento. Y en todo lugar.

Koyomi Araragi frena la caída de Hitagi Senjôgahara y descubre que el cuerpo de la joven es mucho más liviano de lo que tendría que ser. Al parecer, un extraño cangrejo se ha llevado casi todo su peso...

Vale, os explico un poco la trama. Todo comienza con Koyomi y Hitagi ante la puerta de la casa de Oshino. De primeras, nos dejan claro que los dos chicos no son amigos, sino conocidos unidos por las circunstancias. En ese momento, Koyomi hace un resumen de cómo ha conocido a Hitagi y por qué se encuentra delante de un edificio abandonado, mientras ella le amenaza ante la posibilidad de ser violado en un lugar apartado.

Un día en el instituto, Koyomi es testigo de cómo Hitagi resbala con una piel de plátano y se cae por las escaleras. Sin pensarlo, se lanza a sujetar a su compañera de clase, descubriendo que apenas pesa. La chica, sintiendo que su secreto es amenazado, ataca al chico cuando este comienza a hacer preguntas sobre ella a Hanekawa, delegada de clase y amiga.

Lo que Hitagi no espera al atacarle es descubrir que Koyomi es un vampiro y posiblemente el único que puede darle una solución sobre su problema. Juntos, los dos chicos deberán confiar el uno en el otro, pese a las múltiples diferencias que existen, con el fin de ayudar a la chica con su gran problema.

Y esa es un poco la historia. Todo comienza con los dos chicos yendo el bicicleta a casa de Oshino, un conocido de Koyomi. Hitagi, que apenas tiene confianza en su compañero de clase, le amenaza con destruirlo si trata de violarla en un lugar apartado en vez de ayudarla con su problema. En ese momento, Koyomi piensa en por qué está con ella y en la serie de circunstancias que les han hecho estar juntos en ese momento.

Cuando Koyomi salva a Hitagi al verla caer por las escaleras, lo último que espera es que su compañera de clase sea tan ligera como una pluma. Sorprendido, decide preguntarle a Hanekawa, su amiga y delegada de clase, que le descubre que, hasta hace dos años, la chica era normal; incluso popular. Cuando terminan la conversación y sale de clase, algo le hace girarse y termina con un cutter y una grapadora dentro de la boca, así como con la mirada asesina de Hitagi. La joven, antes de hacerle un breve corte en el interior de la mejilla y grapársela, le amenaza con que guarde su secreto y siga con su vida, pero el chico la sorprende al curarse de las heridas en apenas segundos.

En ese momento, se forma un pequeño enlace de confianza, ya que ambos han sido tocados por el mundo sobrenatural. Mientras que él fue atacado por una vampira y se convirtió en la misma criatura, ella fue atacada por un cangrejo sobrenatural que robó su peso. El único que puede ayudar a la joven es Oshino, un hombre andrajoso y extraño que rescató a Koyomi cuando fue atacado y que también ayudó a Hanekawa con un problema de índole sobrenatural.

La verdad es que la historia al principio es extraña, sobre todo por Hitagi. Aunque no nos dicen desde el principio que Koyomi es un vampiro, la chica tiene un aire etéreo y amenazador que llama la atención desde su primera aparición, sobre todo cuando se descubre que tiene un gran arsenal de utensilios escolares que usa como armas. Es una chica con aires de grandeza, siempre con la situación bajo control y con una mirada sobrecogedora. Le encanta torturar a Koyomi, así como amenazarle y hacerle sentir un esclavo.

Me gusta cómo Oshino le explica el tema de las criaturas sobrenaturales. Supuestamente, los dos mundos están conectados, pero estas criaturas, seres divinos y todopoderosos, ignoran a los humanos y les ven tan insignificantes, o más, que los animales. Cuando un humano asoma la cabeza a ese mundo, o cuando llama a uno de esos seres al mundo humano, es cuando hay problemas.

Aunque no sabemos nada de Oshino, sí que descubrimos que ayudó a Koyomi cuando una vampira (cuyo nombre es demasiado largo para escribirlo) le atacó. Además, también ayudó a Hanekawa, la cual tiene también un vínculo con el nexo sobrenatural. Nos dicen con qué criatura, pero no sabemos si ella lo es, ha sido poseída o qué.

En temas de dibujo, me parece un Shonen bastante duro. Lo digo principalmente por las escenas que presenta, como el momento del cutter y la grapadora (vemos claramente cómo grapa la mejilla de Koyomi por dentro y cómo el chico se arranca la grapa). Además, hay muchos comentarios asociados a la perversión sexual y alguna escena de desnudos con una censura muy leve. Por todo lo demás, las escenas están muy bien dibujadas, con un estilo muy bien definido en tema de expresiones, efectos y alguna que otra escena con toques especiales.

La verdad es que la historia me ha gustado bastante. Aunque lo pasé mal en la escena del cutter y la grapadora (me da mucho repelús), es una trama que es muy interesante, sobre todo por el elenco de criaturas que prometen presentar. Cogeré pronto el segundo, lo prometo. ¡Nos vemos!



Nota: 6/6






No hay comentarios:

Publicar un comentario