Últimas reseñas


lunes, 16 de septiembre de 2019

Edens Zero. Lágrimas de hierro #2

¡Buenas tardes, minna!

Hoy vengo con el segundo tomo de Edens Zero, la nueva saga de Hiro Mashima, autor de Fairy Tail. No sé si lo sabíais, pero este segundo tomo venía con posavasos imantado jejeje. Es una historia que me gusta bastante, pese a las demasiadas similitudes con FT. ¡Vamos allá!


Título: Edens Zero. Lágrimas de hierro
Saga: Edens Zero #2
Guión: Hiro Mashima
Traducción: Olinda Cordukes
Dibujo: Hiro Mashima

Editorial: Norma Editorial
Género: Shonen

Páginas: 208
ISBN: 978-84-679-3491-5
Precio: 8,00 €

Los nuevos aventureros Shiki, Rebecca y Happy tienen un objetivo de gran magnitud: ir a ver a Mother, la diosa del universo.
Con la intención de conseguir una nave espacial potente, viajan al planeta Norma, para visitar al viejo profesor Weisz, el benefactor de Rebecca y Happy. Pero, una vez allí, los imprevistos se suceden uno tras otro. Se les presenta un joven que dice llamarse Weisz, se meten en líos con una banda de ladrones y una alteración en el planeta Norma empeora la situación aún más.
¡La aventura de Shiki y compañía empieza a ser muy movidita!

De acuerdo, comenzamos con la historia. El primer tomo nos presenta a Shiki, un chico que se crió en el planeta Granbell rodeado de robots y criado por el Rey Demonio, un robot capaz de usar un Ether Gear de gravedad. Cuando conoce a Rebecca y Happy, dos compañeros que se buscan la vida grabando vídeos online y subiéndolos en la web B-Cube como B-Cubbers, los tres deciden convertirse en aventureros e ir a buscar a Mother, la diosa del universo, a la que nadie ha encontrado.

Sin embargo, para ese gran viaje necesitan una nave en condiciones, por lo que deciden ir al planeta Norma en busca del profesor Weisz, el hombre que ayudó a Rebecca y dio un cuerpo mecánico a Happy. Cuando los tres aventureros llegan a la casa del profesor, un extraño les ataca y se ven en mitad de un conflicto con al mafia.

Y, si esto era poco, todo parece indicar que han retrocedido 50 años en el tiempo, por lo que el viejo profesor Weisz ahora es un joven ladrón que se dedica a robar a la mafia. Shiki, Rebecca y Happy tendrán que lidiar con este conflicto mientras buscan una forma de volver a su presente, pese a las advertencias de que, si cambian algo en el pasado, puede repercutir en el presente.

Y esa es más o menos la historia. Este tomo comienza con nuestros protagonistas ya en el laboratorio del profesor Weisz, donde un joven les apunta con una pistola y les pregunta quiénes son. Mientras tanto, Shiki coge unas gafas, que resultan ser de rayos X, y ve a un hombre en la segunda planta que comienza a disparar a todos. El joven misterioso huye, pero sus atacantes, que resultan ser miembros de la banda de Sibir, un bandido con cierto poder en la ciudad.

Para colmo, Rebecca se da cuenta de que todo está anticuado en la urbe, hasta que descubre que son ellos los que han viajado 50 años en el tiempo. Esa revelación les guía a otra: el joven misterioso, que se parecía mucho al profesor Weisz, es Weisz. Siguiendo los consejos que Rebecca recuerda del profesor, llegan a un bar donde se encuentran de nuevo con su nuevo amigo, el cual ha robado un maletín lleno de dinero a Sibir.

Shiki, que siente curiosidad, le quita el maletín, que resulta no tener dinero, sino una robot llamada Pino cuyo poder le permite generar un campo de ondas electromagnéticas que apaga todo lo electrónico (incluidos Happy y el Ether Gear de Shiki). Al descubrir cómo Sibir maltrata a los robots, sobre todo a Pino, los tres aventureros deciden que les da igual romper el espacio-tiempo; van a ayudar a su nueva amiga y ha regresado al presente, de donde proceden no solo ellos, sino también Pino.

Después hay un poco más de historia, así como la incorporación al grupo de Pino y Weisz, pero descubrimos por qué han viajado al pasado y que existen más tipos de Ether Gear que el de Shiki, el cual es un EG asociado a la gravedad. Además reaparece un personaje que vimos de pasada en el otro tomo: Elsie Crimson, una pirata espacial con una extraña fijación en Shiki.

La verdad es que la historia va cogiendo ritmo por momentos, sobre todo porque pasan muchas cosas que no te esperas. Solo diré que existe una criatura inmensa llamada Cronófago; haced vosotros las hipótesis pertinentes respecto a su nombre. Descubrimos también que el Rey Demonio fue el que le enseñó a usar el Ether Gear de gravedad a Shiki, ya que él lo usaba. Y conocemos un poco más al joven Weisz, el que se convertirá en el salvador y benefactor de Rebecca y Happy.

En tema de dibujo, sigue siendo un Shonen muy normal, con sus aventuras y batallas llenas de poderes y fuerzas basadas en la fuerte convicción de los personajes. Se nota muchísimo que el autor es el mismo que el de FT (aparte de que Shiki es como Natsu y Rebecca como Lucy), ya que los nuevos personajes tienen rasgos que podrías conseguir uniendo a varios personajes del otro manga.

En general, la historia promete bastante, pese a no tener aún una trama muy compleja. El tomo anterior cerraba con una escena 50000 años en el futuro, pero es para meter en el prólogo de este tomo una viñeta explicando que el tiempo, en esta historia, no significa mucho. ¡Nos vemos!



Nota: 5/6


Otros títulos:








1 comentario:

  1. Acabo de llegar aquí por la iniciativa de "mapa de blogs" y te acabo de seguir. Gracias por formar parte de ella y por apoyarnos unos a otros.

    ResponderEliminar