Últimas reseñas


lunes, 12 de noviembre de 2018

Welcome to the Ballroom #2

¡Buenas tardes, minna!

He tardado un poco en leer este segundo tomo, pero no porque no quisiera jajaja. Ahora ya he encontrado un hueco y la cajita ha decidido que tocaba devorarlo. Aunque tenía el final anterior un poco difuso, me he ubicado rápido. ¡Vamos allá!


Título: Welcome to the Ballroom
Saga: Welcome to the Ballroom #2
Guión: Tomo Takeuchi
Traducción: Alèxia Miravet
Dibujo: Tomo Takeuchi
Editorial: Milky Way Ediciones
Género: Shonen
Páginas: 192
ISBN: 978-84-16960-92-7
Precio: 8,50 €

¡¡Un Tatara Fujita todavía inexperto sustituye al talentoso Hyôdô en uno de los concursos más relevantes del mundo de la danza: la copa Mikasanomiya!! Aunque hace poco que ha empezado a bailar, Tatara se dirige con paso firme al escenario junto con la sorprendida Shizuku Hanaoka, pareja de baile de Hyôdô...

¡¡Por fin Tatara pisa el escenario!!

De acuerdo, retomemos la historia. Durante la copa Mikasanomiya, Hyôdô desaparece y Sengoku, agobiado, obliga a Tatara a sustituirle, pese a que está prohibido. Aunque el chico es un novato y apenas sabe bailar, decide intentarlo para que no desclasifiquen a Shizuku. Para sorpresa de todos, Tatara consigue imitar a la perfección la coreografía que habían preparado Hyôdô y Shizuku, llegando incluso a improvisar un estilo libre.

Cuando Hyôdô reaparece, fingiendo que su pierna está bien pese a haberse caído por las escaleras al fallarle la extremidad, todo parece que va a estar bien, pero la farsa se desvela y eliminan a la pareja. Aunque Tatara cree que todo es culpa suya y que el chico le va a odiar, nada más lejos de la realidad: Hyôdô decide desaparecer un tiempo para curar su lesión y le pide que cuide de Shizuku.

Tatara, viendo su oportunidad de bailar con la chica, descubre que hay más candidatos: un día aparecen en la escuela Gaju y Mako, dos hermanos que también bailan. Gaju, el mayor, quiere desesperadamente ser la pareja de Shizuku, estando dispuesto a dejar tirada a su hermana pequeña. Indignado por la forma de ser del chico, Tatara decide ser la pareja de Mako, dispuesto a demostrar que la chica también tiene potencial.

Y esa es la historia de este tomo. La historia comienza con Tatara siendo arrastrado a la pista de baile, donde Shizuku le reconoce y se asusta al entender que su pareja no aparece. Aunque todos creen que el chico lo va a hacer fatal, les sorprende bailando a la perfección la coreografía de Hyôdô y Shizuku. Además, cuando se queda en blanco, es capaz de improvisar un estilo libre, algo imposible para el chico, que siempre era un negado para bailar lo que le enseñaban.

Cuando Hyôdô ve que un novato le ha igualado, reaparece y, pese a su lesión, lo da todo para demostrar su habilidad. La gente le aplaude sorprendida, pero el chico se desmaya del dolor poco después de ser desclasificados. Tatara, pensando que el bailarín le odia, trata de disculparse, pero Hyôdô le sorprende con una petición: que cuide de Shizuku y se esfuerce para volver a la pista de baile.

Aunque parece que todo se ha calmado, un día aparecen en la escuela dos hermanos, Gaju y Mako. El mayor está obsesionado con Shizuku y está dispuesto a abandonar a su hermana para bailar con la chica de sus sueños. Cuando esta acepta, aunque no se la ve feliz, Tatara se da cuenta de que el chico es despreciable. Mako, que se queda sola, pide que Tatara sea su pareja. Juntos, deciden competir contra Gaju y Shizuku en una competición para demostrar que, aunque novatos, también pueden bailar bien.

Me ha sorprendido muchísimo la evolución de Tatara en este tomo. Aunque el chico tiene una memoria increíble, que le permite aprender pasos de bailes muy difíciles, aún le quedan muchas cosas por aprender. Tras comenzar a ser pareja de Mako, Sengoku, que parecía haberse olvidado de Tatara, decide ser su profesor, algo que no hacía desde años atrás. Y en este punto, vemos una conexión entre el comienzo y el final del tomo. Al principio, Sengoku le muestra a Tatara las cosas que ha de tener un bailarín, usando a Hyôdô como ejemplo: El leader y la follower conectados, la pasión, leer los movimientos en la pista, la fuerza de la composición, la confianza y la presencia. Aspectos que vemos cómo Tatara va aprendiendo.

La incorporación de los dos hermanos me sorprendió bastante. Gaju es engreído, lanzado y con una gran autoestima. Debido a la diferencia de tamaño entre él y Mako, dice que es culpa de ella que no pueda sacar todo su potencial. Mako, por su parte, es más inocente y tímida. Como tiene una complexión similar a Tatara, ambos conectan rápido al bailar.

El problema que vi en el tomo anterior lo han mejorado en este. Aunque los bailes siguen siendo rápidos y enérgicos, ya no son tan borrosos y se distinguen bastante mejor. Las escenas cómicas siguen igual, algo de lo que no me voy a quejar.

Y poco más os contaré. La historia me está gustando más de lo que pensaba, pero eso está bien. Quiero ir haciendo poco a poco la saga, porque me está picando mucho la curiosidad. Espero poder hacerme pronto con el tercero. ¡Nos vemos!



Nota: 5/6


Otros títulos:









No hay comentarios:

Publicar un comentario