Últimas reseñas


viernes, 21 de diciembre de 2018

Si me llevaras a una isla desierta

¡Buenas tardes, minna!

Hace poco encontré esta joya en la tienda y el dibujo me enamoró. Sin dudarlo un momento, lo compré y lo devoré pocos días después. La verdad es que, aunque la historia me ha gustado, hay cosas que no me han hecho tanta gracia. ¡Vamos con la reseña y os cuento más!


Título: Si me llevaras a una isla desierta
Saga: Tomo único
Guión: Yamada 2Chome
Traducción: Maite Madinabeitia
Dibujo: Yamada 2Chome
Editorial: Nowevolution
Género: Yaoi
Páginas: 178
ISBN: 978-84-16936-42-7
Precio: 8 €

A pesar de la admiración que siente por él, Akagi acaba con la carrera como yudoka de Ichimori cuando los chicos aún están en bachillerato.
Aunque se compromete a ceder a sus deseos a modo de compensación, se separan tras un amargo desencuentro... Desde entonces Akagi se ha sentido culpable por lo que pasó, hasta que seis años más tarde Ichimori se presenta ante él con una sonrisa de oreja a oreja y se instala en su casa durante una temporada.
Junto con el resurgir de un amor del pasado, este volumen también incluye una historia sobre un jefe egocéntrico, un antiguo pandillero… ¡Y mucho amor!

Vale, creo que voy a empezar contándoos qué es lo que no me gusta y así el resto de la reseña será buena. Cuando compro un manga, quiero que el tomo entero sea de la misma historia. En este caso, en la sinopsis ya se ve que te encasquetan una historia suelta, que no tiene nada que ver con la principal. En este caso, la historia se llama El señor se comporta como un niño, y trata sobre un jefe malcriado y su ayudante. No voy a contar más de ella.

Hablemos ahora de la historia principal. Durante el instituto, Akagi era un chico tímido que solo tenía ojos para Ichimori, el popular de la clase y yudoka. Sin embargo, la cerca de Ichimori hacía que Akagi se pusiese nervioso, lo que en una ocasión llevó a un accidente. Tras terminar lesionado y sin poder seguir haciendo deporte, Ichimori acepta la oferta que le hace Akagi: cumplir todos sus deseos como compensación. Sin embargo, todo termina mal y ambos jóvenes se distancian.

Seis años después, Ichimori aparece en la puerta de la casa de Akagi pidiéndole si se puede quedar unos días. Incapaz de decirle que no, el chico deja entrar a su antiguo amor de instituto, pero el ambiente está tenso. Si quieren que la convivencia funcione, deberán dejar claro lo que pasó, así como los sentimientos de ambos.

Y esa es más o menos la historia. Comenzamos con Akagi volviendo del trabajo, siendo un chico incapaz de decir que no a los demás y siempre dispuesto a ayudar. Debido a que es de familia adinerada, mucha gente se aprovecha de él. Aun así, esto también hizo que Ichimori un día le ayudase a quitarse de encima a un compañero, comenzando así la amistad de ambos.

Cuando Ichimori aparece en su casa preguntando si le reconoce, todos los recuerdos felices y dolorosos del instituto regresan. Incapaz de decirle que no y sintiendo que aún le debe mucho, Akagi deja que su compañero se quede unos días, sin saber cómo su vida va a verse afectada. Los momentos en los que Ichimori está muy cerca se repiten, así como una situación semejante a la del accidente.

Con la llegada de Ichimori, Akagi comienza a estar tenso y a descansar poco. Recordando lo que hacían cuando el joven deportista aceptó la oferta, Akagi se siente culpable y nostálgico. Aunque la separación buscaba que el deportista recuperase su vida normal, fue un momento demasiado duro para ambos, aunque eso Akagi no lo sabe.

Por otro lado, tenemos la versión de Ichimori. El chico también está enamorado de su compañero, de ahí los momentos cercanos para intentar dar un paso adelante. Sin embargo, los continuos rechazos de Akagi le hicieron pensar que no le gusta, que solo hacía lo que hacía para compensar el accidente.

Como podéis ver, es un tira y afloja entre ambos personajes, que no se molestan en descubrir qué siente el otro. A nivel de dibujo, es un estilo que me ha gustado muchísimo (sobre todo el de Ichimori ❤) porque no son personajes muy delgados y tienen un aire realista, más maduro. Me he dado cuenta de que es un manga muy luminoso, apenas hay colores oscuros en el fondo ni en las escenas. Un fallo que le visto es que deberían avisar un poco mejor de las escenas del pasado. En otros mangas, por ejemplo, el fondo de fuera es negro.

Y eso os contaré. Le ha quitado puntos el tema de la historia gratuita, más que nada porque me ha sabido a poco el manga. La historia es muy bonita y el dibujo aún más, por lo que espero poder disfrutar de más historias como esta. ¡Nos vemos!


Nota: 4/6





No hay comentarios:

Publicar un comentario