Últimas reseñas


martes, 26 de marzo de 2019

Sombras sobre Shimanami #2

¡Buenas tardes, minna!

Hoy vengo con uno de mis regalos de Navidad, al que tenía muchísimas ganas. El primer tomo me enamoró; el segundo ha llegado aún más profundo. Si en el primer tomo se hablaba de la homosexualidad, en este se centran en la transexualidad. ¡Vamos allá!


Título: Sombras sobre Shimanami
Saga: Sombras sobre Shimanami #2
Guión: Yuhki Kamatani
Traducción: Ana María Caro
Dibujo: Yuhki Kamatani
Editorial: Tomodomo Ediciones
Género: Seinen
Páginas: 192
ISBN: 978-84-16188-59-8
Precio: 8,00 €

Tasuku confiesa que es gay a los demás miembros de El Consultorio. Una vez se libera del peso que acarreaba sobre sus hombros, se para a mirar a su alrededor. Entonces se da cuenta de que la misteriosa Misora es un chico de primaria que se viste de mujer. Misora sólo se traviste dentro de las cuatro paredes de El Consultorio, sin siquiera saber por qué, ni tampoco tener claro con qué género se identifica. Entre tantas dudas, y sin ningún hombre al que recurrir en su familia, acude a Tasuku en busca de consejo. A pesar del complicado carácter de Misora, Tasuku se vuelca en su ayuda, queriendo convertirse en la persona que a él mismo le hubiese gustado tener a su lado. Sin embargo, como Nadie pone en palabras, a veces para decidir, hay que esperar a que llegue la hora. Porque cuando se toma una decisión, ya no hay vuelta atrás.

De acuerdo, vamos con la historia. Mientras ayuda a Daichi y a la Asamblea Gatuna con uno de las edificios en construcción, Tasu no puede más y explota, revelando que es gay. Con el apoyo incondicional de los personajes del Consultorio, el chico comienza a aceptar su homosexualidad, pese a no ser algo sencillo.

Un día, cuando se acerca al Consultorio para hablar sobre el edificio en reconstrucción que le han asignado, descubre que Misora, la chica borde que siempre le mira mal, es en realidad un chico de primaria que acude al lugar para travestirse. Aunque al principio le coge por sorpresa, Tasu decide ayudar al joven a aceptarse a sí mismo.

Sin embargo, la relación entre ambos chicos es más complicada. Pese a su edad, Misora tiene mucho odio dentro y no duda en atacar a Tasu cuando este no usa las palabras adecuadas. Por otro lado, el chico que le gusta a Tasu aparece en escena, presentándose en clase y saludándole en el peor momento.

Y esa es más o menos la historia. Tras aceptar su homosexualidad, Tasu decide ayudar a la Asamblea Gatuna y le asignan un edificio en construcción, sobre el cuál deberá decidir qué quiere montar en él. Nadie, como siempre, aparece entre su mar de dudas para tranquilizarle: el momento de elegir ha de llegar, no se puede elegir antes o después. Sin embargo, una vez hecha la elección, no hay vuelta atrás.

Por otro lado, Tasu descubre que Misora realmente no es una chica, sino un chico que va al Consultorio para poder travestirse. Cuando el joven descubre los miedos y el dolor que sufre el niño, decide ayudarle, tratando de ser esa persona que a él le hubiese gustado tener cuando trató de acabar con su vida. Sin embargo, Misora tiene carácter y, cuando se siente acorralado, empieza a llamarle marica a gritos.

Al igual que en el tomo anterior, que la historia seguía la vida de Tasu pero nos contaban el pasado de Daichi, en este el co-protagonista es Misura, un chico que le gusta travestirse y que vive en una casa rodeado de mujeres, hecho que le amarga aún más la existencia. Cuando Tasu decide ayudarle, al principio se muestra muy reticente, pero pronto descubre que es el único chico disponible para consultarle dudas. El problema es que no sabe lo que quiere, por lo que la presión no es buena.

Daichi también tiene sus momentos de gloria. Una frase que me gustó de ella fue: "Quizá lo mejor sea no preocuparse demasiado por las etiquetas, sino centrarse en averiguar qué siente uno respecto a sí mismo y a los demás". Otro personaje que cobrará importancia es Tsubaki, el chico del instituto que le gusta a Tasu. Es el mejor del equipo de voleibol, de ahí que Tasu se sorprenda cuando el otro chico le saluda por su nombre y comienza a hablar con él. Jugará un papel importancia su gusto por los peces de colores, una imagen muy repetida en el manga por su metáfora de "peces es una cárcel de cristal".

La verdad es que el final me ha dejado un poco desolado porque no acaba muy bien. Como bien dijo Nadie, el momento de elegir tiene que llegar, no se puede forzar. Además, Tasu tiene un mal momento delante de Tsubaki, algo que le aterra. Como en el anterior tomo, estos momentos están muy bien reflejados con las metáforas visuales, en las que los personajes se rompen, estallan de felicidad, cruzan barreras imaginarias...

Y eso os contaré. En Navidad también me llegó el tercer tomo, por lo que en la siguiente tanda de mangas lo leeré. Por lo que he visto, aún queda un cuarto tomo para cerrar la historia, que espero que llegue pronto. ¡Nos vemos!


Nota: 6/6


Otros títulos:




No hay comentarios:

Publicar un comentario