Últimas reseñas


miércoles, 19 de septiembre de 2018

To the Abandoned Sacred Beasts #2

¡Buenas tardes, minna!

Aquí vuelvo con la segunda entrega de To the Abandoned Sacred Beasts, un manga que me llamó la atención por el dibujo y la ambientación tan oscura que tiene. La verdad es que no sabía qué iba a encontrar en este segundo tomo y me ha sorprendido gratamente. ¡Vamos allá!


Título: To the Abandoned Sacred Beasts
Saga: To the Abandoned Sacred Beasts #2
Guión: MAYBE
Traducción: Jason Moses
Dibujo: MAYBE
Editorial: Vertical Comics
Género: Shonen
Páginas: 200
ISBN: 978-1-942993-42-1
Precio: $10.94

Schaal and Hank travel to Whitechurch, where Hank hopes to find Cain Madhouse, the man who "loosed the Beasts upon the world." As Hank reveals his complicated relationship with Cain, the journeying duo stumble across a second Beast lurking in Whitechurch that is wreaking havoc among the city's slums out of a twisted sense of justice...

Schaal y Hank viajan a Whitechurch, donde Hank espera encontrar a Cain Madhouse, el hombre que "liberó a los Beasts por el mundo". Mientras Hank revela su complicada relación con Cain, el dúo se cruza con un segundo Beast acechando por Whitechurch que está causando estragos por los barrios de la ciudad por un retorcido sentido de la justicia...

Para ver por sí misma que el asesino de su padre tuvo razones para matarle, Schaal hace equipo con Hank para buscar a los Incarnates y acabar con ellos. Mientras se dirigen a Whitechurch, Hank se sincera con la chica y le cuenta cómo empezó su trabajo como redentor. Cain Madhouse, el cual había sido su compañero, asesinó a Elaine, la creadora de los Incarnates y quien planeaba acabar con ellos. Dando a Hank por muerto, el hombre liberó al pelotón por todo el mundo, haciéndoles creer que tenían libertad para actuar como divinidades.

Sin embargo, su llegada a Whitechurch viene cargada con otra sorpresa. En los barrios bajos está apareciendo gente asesinada y solo un niño es el único testigo: una gárgola de la imponente catedral ataca a aquellos que son pecadores. Temiendo saber quién es, Hank decide dejar de lado su búsqueda y centrarse en ese nuevo Incarnate.

Cuando la situación requiere que Schaal dispare su escopeta, la chica es incapaz. Aún piensa en los Incarnates como personas, unidas al recuerdo de su padre. Pero cuando la chica presencia una actuación propia de un monstruo, deberá dejar sus ideas a un lado y aceptar la realidad, o morirá en el intento.

Y eso os contaré. Comenzamos la historia con Schaal y Hank en el tren de camino a Whitechurch, donde el comandante busca a Cain, el Incarnate que liberó a todos sus compañeros y les hizo creer que tenían el mundo en sus manos. Durante el viaje, Hank le cuenta cómo empezó todo: Elaine, la creadora de los Incarnates, decidió acabar con ellos una vez terminada la guerra. La primera bala fue para Hank, que dado por muerto presenció cómo Cain mataba a Elaine. A partir de ese momento, aceptó la obligación de la mujer de acabar con aquellos Beasts que perdían su humanidad.

La última pista que tienen de Cain es en Whitechurch, pero al llegar descubren que un segundo Incarnate está sembrando el caos en los barrios bajos. El único niño es un testigo que declara haber visto cómo una gárgola mataba a su madre. Hank, recordando a su pelotón, rápidamente descubre de quién se trata: Christopher Keynes, "Gargoyle", un hombre con un fuerte sentido de la justicia.

Aunque ahora hay un nuevo enemigo, la cercanía de Cain sigue presente. Sin embargo, Shaal aún duda a la hora de disparar a los Incarnates. Para ella, siguen siendo personas dentro del cuerpo de monstruos. Aún así, cuando ve con sus propios ojos cómo se comporta Gargoyle, la joven tendrá que apretar el gatillo si no quiere morir.

La verdad es que se nota mucho más en este tomo la confianza entre ambos protagonistas. Ahora Schaal ya cree que el trabajo de Hank es necesario, pese a que sigue queriendo más motivos para explicar el asesinato de su padre. Sin embargo, la joven no sabe el peligro que corre junto al comandante, cuyo enfrentamiento contra Cain puede salir muy caro para ella.

En temas de dibujo, volvemos a lo referido en la reseña anterior. Tenemos una ambientación un tanto sombría, con un juego de sombras muy bien trabajado. Aunque sigue habiendo alguna que otra escena sangrienta, tampoco es muy exagerado. Y también encontramos alguna escena graciosa, con los personajes dibujados de una forma más sencilla, como pasa en muchos Shonen.

Y eso os contaré. La verdad es que el final del tomo me ha sorprendido muchísimo, con un cierre que pide a gritos la siguiente entrega. Como en el manga anterior, al final tenemos fichas de personaje de algunos Incarnates, así como información sobre el contexto de la historia. Espero hacerme pronto con el siguiente. ¡Nos vemos!

 

Nota: 6/6


Otros títulos:




No hay comentarios:

Publicar un comentario