Últimas reseñas


domingo, 9 de diciembre de 2018

The Wicked + The Divine. El acto fáustico #1

¡Buenas tardes, minna!

Hoy es un día muy especial: es la primera reseña de cómic del blog. Aunque no soy un gran fan de los cómics, tampoco les hago ascos cuando encuentro maravillas como esta. No sé muy bien cómo hablar del diseño, pero lo intentaré. ¡Vamos allá!


Título: The Wicked + The Divine. El acto fáustico
Saga: The Wicked + The Divine #1
Guión: Kieron Gillen
Traducción: Uriel López
Dibujo: Jamie McKelvie
Color: Matthew Wilson
Rotulación original: Clayton Cowles
Diseño original: Hannah Donovan
Editorial: Norma Editorial
Género: Fantasía / Juvenil
Páginas: 176
ISBN: 978-84-679-2599-9
Precio: 17,20 €

Cada noventa años, doce dioses regresan como jóvenes. Los aman. Los odian. En dos años, mueren todos. Está ocurriendo ahora. Está volviendo a suceder.

Os preguntaréis por qué hay tantas cosas en la ficha técnica. El cómic viene con cuatro autores, que son los encargados del guión, dibujo, color y rotulación. He querido añadir a la autora del diseño original porque me parece relevante. Y tampoco lo he querido catalogar como un manga, de ahí que el género sea mejor catalogarlo como si fuese una novela.

Vamos con la historia. Cada noventa años, doce dioses de cualquier religión se reencarnan en el cuerpo de doce jóvenes. Pese a que no todo el mundo cree que realmente sean divinidades, otros les adoran y les siguen allí donde van, dando conciertos, charlas, entrevistas... Dos años después, han de morir.

Laura, nuestra protagonista, es una gran fan de los dioses. Durante un concierto de Amaterasu, la diosa del sol, la joven termina en una entrevista, invitada por Lucifer. Lo que en un principio parece un pequeño debate entre si son fraudes o no termina con la muerte de dos francotiradores. En el juicio, donde Lucifer es juzgada por "haber chasqueado los dedos y volado la cabeza a los dos hombres", un gesto teatral de la diosa hace que el juez también muera y ella sea encarcelada.

La pobre Laura, que sabe que Lucifer no ha sido la asesina, se mete de lleno en una investigación por asesinato en la que buscará a los demás dioses, rastreando al culpable. Su única pista es que ha sido un dios del sol, debido al poder ígneo que mató al juez. Lo que Laura no sabe es que los dioses tienen una serie de reglas a cumplir, en las cuales se dice que solo ellos mismos pueden juzgarse entre ellos.

Y esa es la historia. Todo comienza en el concierto de Amaterasu, en el que Laura es la última en desmayarse por el éxtasis y la primera en despertar. Lucifer, alias Luci, se interesa por la chica y decide invitarla a una entrevista que le están haciendo a la diosa del sol. Aunque la entrevistadora les tacha de fraudes y se dispone a soltar muchas preguntas, dos francotiradores les atacan. Luci, haciendo uso de sus poderes, chasquea los dedos y les vuela la cabeza, siendo inculpada al momento.

Durante el juicio, en el que la diosa deja claro que, si la inculpan de asesina también le dan la razón de que es una divinidad, chasquea los dedos en broma y el juez muere asesinado. Todos se vuelven en contra de ella menos Laura, que sabe que no ha sido la culpable. En ese momento, nuestra joven fan decide reunirse con los demás dioses y descubrir al verdadero asesino, el cual tiene poderes ígneos.

Me llama mucho la atención el tema de los dioses. Nos explican que, cada noventa años, doce de ellos, de cualquier religión, se reencarnan en el cuerpo de un joven. Durante dos años, buscan seguidores, dan conciertos, entrevistas... y después han de morir para poder reencarnarse. La encargada de velar por ellos es Ananké, la diosa del destino, la única que sufre el ciclo de las reencarnaciones. Es la encargada de buscar a los jóvenes y despertar al dios en ellos, protegiéndoles e imponiendo unas normas.

De primeras, los dioses a los que conocemos son Amaterasu, Lucifer, Sakhmet y Baal, pero los demás irán apareciendo y llenando los doces círculos que veremos muy a menudo en el cómic. En cada cambio de capítulo, nos presentan la imagen de un dios y doce círculos, cada uno con un símbolo enlazado a una divinidad (los círculos vacíos representan dioses que aún no han aparecido). Además, puede pasar que un mismo dios tenga diversas personalidades o que dos dioses de distintas religiones pero que simbolicen lo mismo se encuentren.

Y creo que poco más de he contar. Respecto al diseño, no sabría decir qué lo caracteriza. Son personajes muy realistas, con toques y trajes que representan muchísimo al dios respectivo. La historia tiene su toque oscuro, así como una representación de la vida que podría ser la de una fan incondicional con una vida social deplorable. Me gusta mucho que mezclen diversas mitologías, tiene su toque original.

Y poco más contaré. Es una historia que me ha gustado mucho, por lo que intentaré hacerme con el siguiente pronto. Ha valido la pena esta primera experiencia con los cómics. ¡Nos vemos!



Nota: 6/6







No hay comentarios:

Publicar un comentario