Últimas reseñas


lunes, 5 de febrero de 2018

Akame Ga Kill! #2

¡Buenas tardes, minna!

¿Qué tal estamos? Hoy os traigo la segunda entrega de Akame Ga Kill!, una historia que me gustó mucho a pesar de que no queda vivo ni el apuntador. Me daba pereza empezar este tomo porque ya comienzan las muertes, pero la cajita me quería ver sufrir, así que toca leerlo.


Título: Akame Ga Kill!
Saga: Akame Ga Kill! #2
Guión: Takahiro
Traducción: Edith Belarra López
Dibujo: Tetsuya Tashiro
Editorial: Norma Editorial
Género: Shonen
Páginas: 226 
ISBN: 978-84-679-2063-5
Precio: 8 €

Un enemigo que posee un arma imperial se presenta ante Tatsumi, que ahora es miembro del grupo de asesinos profesionales Night Raid. Estas increíbles armas ancestrales son tan poderosas que, según dicen, cuando dos portadores luchan entre sí uno de ellos siempre muere... ¡¡Las peleas a vida o muerte de Akame y los demás no han hecho más que empezar...!!

De acuerdo, comenzamos como siempre con la historia. Tatsumi ya es miembro oficial de Night Raid, el grupo de asesinos profesionales que quiere acabar con el gobierno de la Capital Imperial. En cada misión, deben acabar con alguno de los hombres que corrompen la ciudad: guardias, nobles, esclavistas... Acabar con todos como solo ellos saben: matando.

Pero no todos en el gobierno son débiles. Algunos tienen armas imperiales como el grupo protagonista. Estas armas, creadas siglos atrás con materiales imposibles de conseguir y con técnicas irrepetibles, dotan a su portador de un poder inimaginable. Sin embargo, este poder tiene un precio: si dos portadores se enfrentan, será una pelea a muerte. Siempre ha de morir uno. 

Tatsumi deberá aprender que el pasado no se puede cambiar y que, si es necesario, sus compañeros darán la vida para que el grupo rebelde gane y el gobierno desaparezca. Aún sin su arma imperial, Tatsumi aprenderá de sus compañeros, mientras presencia combates que están a un nivel distinto al que está acostumbrado.

Y esa es más o menos la historia del tomo. Protagonizaremos los primeros enfrentamientos a muerte entre portadores de armas imperiales. También nos presentarán las armas del grupo protagonista, su efecto y de dónde proceden. Como aprendiz, Tatsumi ha de aprender a identificarlas, ya que la misión secundaria del Night Raid es reunir todas las armas posibles.

Mientras nos presentan las armas de los protagonistas, también nos explican su origen. Siglos atrás, un emperador decidió crearlas ya que, cuando muriese, su reinado quedaría desprotegido. Reunió materiales de bestias muy poderosas, piedras y minerales poco comunes y un grupo de artesanos y técnicos ejemplares. Juntos, crearon 48 armas, cada una con distintos efectos: velocidad, potencia de disparo, maldiciones, visión extrasensorial... Si tenéis curiosidad por las armas del grupo, debajo pondré la foto en la que las presentan. 

Aunque ha comenzado a superar la muerte de sus amigos, Tatsumi todavía tiene esperanzas, aunque no sabe de qué. La que se encarga de él esa semana, Sheele, le apoya y le consuela, contándole su historia. Es una chica torpe, tímida y cortada. Siempre se reían de ella y decían que tenía un problema en la cabeza. Pero cuando el novio de una amiga intentó matar a esta, Sheele reaccionó: con una tranquilidad increíble, acabó con su vida. La joven era buena para algo: matar.

El dibujo no ha cambiado mucho respecto al primer tomo. En la cubierta y en las últimas páginas, el manga hace un crossover con Detasogare Otome X Amnesia (gracias a la famosa ruleta de Mei que conocimos en el primer tomo). La mini historieta se desarrolla en la contraportada del manga, por lo que os recomiendo leerlo cuando lo acabéis.

En este segundo tomo, la historia ya toma un matiz más serio. No esperéis un final feliz porque no lo tiene. Las muertes comienzan, tanto en el bando enemigo como en el de Night Raid. Ahora que conocemos las armas imperiales y que los malos también tienen, la trama ya se centra en la historia principal. Y con esto, me despido por hoy. ¡Nos leemos!



Nota: 6/6


Otros títulos:





No hay comentarios:

Publicar un comentario