Últimas reseñas


martes, 24 de abril de 2018

Blue Exorcist #1

¡Buenas tardes, minna!

Comenzamos una nueva saga, aunque ya la historia es conocida y se ha quedado en mi corazón. Hablamos de Blue Exorcist, una de las primeras series sobre exorcistas que conocí y que me encantaron. ¡Vamos con la reseña!


Título: Blue Exorcist
Saga: Blue Exorcist #1
Guión: Kazue Kato
Traducción: Maite Madinabeitia
Dibujo: Kazue Kato
Editorial: Norma Editorial
Género: Shonen
Páginas: 192
ISBN: 978-84-679-0639-4
Precio: 8 €

Rin Okumura es un chaval por cuyas venas corre sangre de demonio. Un día, ante él se aparece Satán, que afirma ser su padre y pretende llevárselo al Gehena, el mundo de los demonios. Su padre adoptivo, un prestigioso exorcista, logra salvar al chico a cambio de su vida... ¡¡Con una mezcla de rabia e impotencia, Rin toma la decisión de aprender el oficio de exorcista para luchar contra el maligno ángel caído!!

Vale, voy a intentar contar la historia sin mucho spoiler jajaja. Rin es un joven que vive con su hermano gemelo en un monasterio. Su padre adoptivo, Shiro, es un famoso exorcista y es muy controlador, aunque Rin no entiende por qué. Cuando, tras una pelea callejera, uno de los chicos que ataca a Rin es controlado por un demonio, la verdad sale a la luz: Rin tiene sangre de demonio en sus venas y no de uno cualquiera, de Satán.

En el momento en el que sus poderes comienzan a salir a la luz, su verdadero padre llega para arrastrarlo a la dimensión demoníaca, Gehena, pero Shiro le salva dando su propia vida. Ahora que la verdadera naturaleza de Rin es descubierta, solo tiene dos opciones: dejarse matar como demonio que es, o buscar venganza entrando en la Academia Vera Cruz, donde se entrenan los aprendices de exorcista.

Con esto en mente, Rin deberá ocultar sus orígenes a sus compañeros y aprenden todo lo necesario para hacerse fuerte y acabar con Satán, mientras descubre el alcance de sus nuevos poderes y el mundo que hay más del humano.

Vale, creo que con eso es suficiente. Empezamos la historia conociendo a los hermanos Okumura como adolescentes normales. Rin es el rebelde, el que siempre está en peleas y no consigue quedarse fijo en un trabajo. Yukio, por su parte, tiene una apariencia más débil pero es estudioso y muy inteligente. Cuando los poderes de Rin comienzan a salir a la luz y decide ir a la Academia Vera Cruz, no sabe que la institución tan famosa a la que va a ir su hermano esconde una escuela para exorcistas.

Y os preguntaréis: ¿Por qué nunca ha perdido el control? Shiro, el padre adoptivo de Rin, poseía una espada, la Komaken, un arma legendaria que bloquea las llamas azules del demonio. En el momento en el que Rin la desenvaina para tratar de salvar a Shiro, su apariencia deja de ser para siempre la de un humano, saliéndole cola, colmillos y las orejas puntiagudas. Mientras la espada esté envainada, su poder estará relativamente bloqueado. 

Aparte de los gemelos y Shiro, también conoceremos a nuevos personajes en este primer tomo, como Mephisto Pheles, director de la Academia y contacto de Shiro en el que caso de que le pasase algo. Y también nos presentan a Shiemi, la hija de la encargada de los suministros para exorcistas, una chica con una extraña enfermedad demoníaca en las piernas que la impide andar.

Por último, os hablaré de los demonios. Tal y como le explican a Rin, existen dos dimensiones: la humana, Asshiah, y la demoníaca, Gehena. Aunque los demonios no pueden pasar de una a otra, pueden poseer materia dentro de la realidad de los humanos, como a personas. Una persona que ha sido herida por un demonio, es capaz de ver a estas criaturas. El hecho de ser herido por un demonio se llama masho.

Respecto al dibujo, tenemos un manga Shonen en toda regla. Con sus escenas cómicas, de acción y alguna algo más grotesca, tenemos una historia de venganza y superación, en la que los exorcistas se preparan para enfrentarse a las hordas de Satán. Una cosa que me da pena es que, como punto característico, esta historia es conocida por las llamas azules, algo que solo podemos apreciar en la portada y no en el interior. Aún así, el diseño está muy bien trabajado.

En general, es un primer tomo que nos pone al día de la situación de los hermanos Okumura y nos cuenta un poco las labores de los exorcistas y cómo se forman. Aún quedan muchos personajes por conocer, pero la base ya está sólidamente plantada con este tomo.



Nota: 6/6








No hay comentarios:

Publicar un comentario