Últimas reseñas


viernes, 10 de noviembre de 2017

Deadman Wonderland #7

¡Buenas tardes, minna!

Pues aquí regreso con una nueva entrega de Deadman Wonderland, esa estupenda historia de gente realmente mal de la cabeza y que solo se les ocurre usar su sangre como arma jajaja. Ya no sé cómo introducir esta saga, así que vamos allá con la reseña.


Título: Deadman Wonderland
Saga: Deadman Wonderland #7
Guión: Kazuma Kondou
Traducción: Nathalia Ferreyra
Dibujo: Jinsei Kataoka
Editorial: Ivrea
Género: Shonen
Páginas: 216
ISBN: 978-84-15680-92-5
Precio: 8 €

Los habitantes del sector G se unen para enfrentar a la amenaza de los Forgeries, Deadmen artificiales que son resultado de los experimentos inhumanos llevados a cabo por el director de la prisión. Durante un Carnival Corpse masivo, Ganta descubre que uno de los Forgeries es Azami Midoh. Al intentar salvarla hiere gravemente a Senji y al resto de sus compañeros. ¡¿Qué pasará con él ahora que es considerado un traidor y se ha quedado completamente solo?!

Cómo me gusta que en GoodReads haya una sinopsis bien hecha de vez en cuando... Veamos, la historia de este tomo. Ganta, después de descubrir que su amiga Azami era un Forgery, es rechazado por el resto de Deadmen del sector G. Tras descubrir que Shiro también controla la Rama del Pecado, decide ponerla en su contra para mantenerla a salvo.

Sin embargo, es capturado cuando va a buscar a Azami a su celda. La jefa de seguridad, Makina, decide usarle para llegar a Tanaki. Haciéndole saber que tiene en una tablet la ubicación de los Forgeries, y por tanto de Azami, Ganta se lo roba y sigue el rastro, sin saber que ha caído en la trama de la despiadada mujer.

Shiro, por su parte, deambula triste por los sótanos de Deadman Wonderland cuando se encuentra con dos extraños personajes: unos gemelos que también estaban con el abuelo de Shiro de vez en cuando y que la ayudan a entender que Ganta solo quería mantenerla a salvo de los Foregeries. Con esto en mente, Shiro decide pedir ayuda a los demás Deadmen, con el fin de ayudar a Ganta, el cual va derecho a una muerte segura.

Y eso os contaré de la historia. En este tomo cobra mucho protagonismo Makina, la jefa de seguridad de la prisión, la cual está harta de los planes de Tanaki, el director de ese infierno. Tirando de contactos, entre ellos los miembros rebeldes de Scar Chain, la jefa de seguridad decide prepararse para la batalla contra los Forgeries y el director, reuniendo a antiguos compañeros de las Fuerzas de Autodefensa para iniciar un motín.

Ganta, por su parte, llega al sector en el que están los Forgeries. Con el fin de ayudar a Azami, termina enfrentándose a ella, a pesar de que la mente de la chica está siendo controlada por la máscara. Cuando las cosas parecen ir mejor, todo se complica aún más, quedando solo ante un peligro mortal.

La verdad es que la trama de este tomo es como una pre-acción, ya que son todos los preparativos para una tremenda batalla campal en la prisión de Deadman Wonderland. Ganta descubre información bastante dura sobre su madre y sobre su propia infancia, pero aún quedan muchas piezas del puzzle por encontrar.

El tema del dibujo se mantiene como en tomos anteriores. Un aspecto que me gusta mucho es que nos ponen a veces lo que piensan los personajes en recuadros verticales, dando la impresión de que la página está segmentada y presenta recuerdos a gran velocidad. El nivel de sangre ha bajado mucho en este tomo, pero tampoco ha habido muchas escenas que diesen pie a ello. También conoceremos a nuevos personajes: los gemelos misteriosos que hablan con Shiro, los antiguos compañeros de Makina y unos nuevos malvados, que me recuerdan demasiado a los Undertakers.

Espero poder hacerme pronto con el siguiente tomo, porque la historia se está poniendo demasiado interesante y cada manga me dura un suspiro. Como he dicho, la historia de este tomo es una puesta a punto para el combate que va a llegar, así que el siguiente tomo promete muuuuucha acción.

 

Nota: 6/6


Otros títulos:




No hay comentarios:

Publicar un comentario